Un nuevo comienzo


Las primeras 50 / Monday, March 19th, 2018

Por fin llegó el día. ¿Te ha pasado que has deseado “algo” en tu interior, pero nunca ha llegado el momento justo? Cuando el tema es sobre la obesidad o el sobrepeso, es típico recibir comentarios como: “sólo tienes que poner de tu parte”, o “sólo tienes que aguantar la boca”, entre otras muy conocidas frases.  Lo que descartan estas frases es el cambio de mentalidad necesario para lograrlo.  Es imposible lograrlo con una varita mágica, o como por arte de magia. Comenzar un proceso, cualquiera, requiere instrospección, y sobretodo, una motivación.

Hasta hace unos dos años y medio no existía una motivación para yo realmente desear bajar de peso. Y aunque puede parecer obvio que mantener la salud debe ser suficiente, la realidad es que va más allá de eso. Al menos para mí. Debo confesar que, como mujer profesional y emprendedora, la salud no es siempre lo más importante. Proveer junto a mi esposo lo que nuestros hijos necesitan lo es. Aunque parezca descabellado. Para eso trabajamos de sol a sol. Y aunque sin “salud’ no puedo lograrlo, la verdad es que la realidad del mundo de hoy nos lleva a vivir un estilo de vida rápido y “sin tiempo”. Esa realidad me golpea en la cara todos los días. Necesitaba algo más que solo querer bajar de peso por mi salud.

Además de emprendedora y empresaria, fui diagnosticada con el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) siendo adulta, mis hijos también. Conocer este diagnóstico ha sido una pieza importante para entenderme a mí misma y reconocer cómo proceder ante retos de la vida. Mi peso convirtiéndose en uno de mis más grandes retos. Para los que lo padecemos las prioridades son distintas. Solo aquello que acapara nuestra atención sirve de motivación para cualquier cosa que decidamos emprender o dedicarle nuestra atención total. Eso explica porqué mi “salud” no es la prioridad para este reto. Más adelante les contaré sobre cómo el déficit de atención ha sido por mucho tiempo una de las causas de mi obesidad. Volvamos a la motivación de este reto.

¿Qué se convirtió en mi motivación? Mi negocio. Eso que acapara mi atención y mi pasión todo el día, todos los días. Hace cerca de 2 años presto mis servicios de mercadeo operacional a Criolite. Me llena de satisfacción poder formar parte de una empresa que aporta con su misión a la sociedad de forma positiva, también lo ha hecho conmigo.

Nunca imaginé que mi trabajo aportaría al crecimiento sostenible de esta empresa. Sabía que era buena en lo que hacía, pero mi autoestima, muy profundamente, no estaba muy sólida. Estaba igual de sorprendida. Se han abierto oportunidades, y una visión de expansión localmente, y fuera de Puerto Rico para mi cliente. Esto significaría que en un futuro no muy lejano tendría que seguramente tomar un avión.

Estos planes de viaje y movimiento comenzaron a acelerar mi corazón y comencé a preguntarme muchas veces, ¿cómo voy a caber en un asiento de avión? ¿cómo caminaré un aeropuerto sino cuento con la agilidad para moverme? ¿cómo sirviendo a una empresa dedicada a la manufactura de comida saludable, mi físico no la representa? ¿signicaría el fin de mis servicios?

Todas estas preguntas me hicieron reflexionar y realizar una instrospección de qué quería alcanzar con mi negocio.  Y muchos pensarán que el peso no importa, que debeo “abrazar” mi obesidad, pero comprendí que mi motivación no tiene nada que ver con lo estético. No me interesa un cuerpo obeso y “verme bien” con bonita ropa que lo adorne. Me importa ¡poder moverme! Me importa ir a los partidos de fútbol de mi hija, ¡y saltar de alegría cuando anota un gol! Pero ni saltar puedo.

Una tarde luego de recoger a mis hijos al colegio, mi hija mayor de 11 años, Sophia, nuestra “portera” de fútbol, me dijo: “Mamá, hoy la maestra nos preguntó qué queríamos ser cuando fuéramos grandes. Yo le dije que quería trabajar en lo que tu trabajas y ser cómo tú.” Ese fue el punto culminante. Esa frase se convirtió en mi motivación. El sentirme más ágil y llena de energía para desarrollar y hacer crecer mi negocio. El negocio que no solo proveería lo que mi familia necesita, sino el negocio que mi hija amaría como yo en el futuro. Si les voy a dejar un patrimonio que amen tanto como yo, tengo que hacerlo bien. Sobretodo, que siga mi ejemplo de amar la comida sana para que tenga mayor éxito en sus partidos de fútbol.

Hoy, a mis casi cuatrocientas libras de peso y 41 años de edad, he decidido aceptar mi propio reto: sentirme más ágil. Agradezco contar con el apoyo de Chef Rosa García, mujer empresaria a quien respeto por todo lo que ha logrado aún cuando le dijeron que no lo lograría, me identifico. A la Lcda. Carla De La Torre, quien me dio el último empujón que necesitaba para comenzar, a mis amigos y familiares, quienes estaban esperando este momento hace mucho tiempo, y a Dios quien será clave para no perder la fe de que puedo lograrlo.

Te invito a acompañarme durante este proceso. Tu apoyo será igual de importante. ¡Conecta conmigo en las redes!

16 Replies to “Un nuevo comienzo”

  1. Que fuerte esa frase de que un hijo te admire tanto que diga que quiere ser como tú… wow!! Eso si es gasolina, motor, razón suficiente para comenzar y llegar a la meta!! Tremendo ejemplo para ellos, no solo el comer saludable, pero si el de aceptar retos y luchar por el resultado esperado!! Soy #teamive y mi motivación será mi Valeria… Quiero ser su ejemplo!

    1. NO existen palabras para describir lo fuerte de esas palabras. Dios también nos habla a través de nuestros hijos. Gracias por tu apoyo amiga y Valeria es afortunada de tener una mami como tú. Un abrazote. 🙂

  2. Adelante Amiga! No hay mitivación mayor como las Palabras de Nuestros hijos. Dios te Ayudará a lograr tu objetivo. Te Felicito por haber tomado la desición. Un abrazo bien fuerte Para ti.
    Adelante! Vamos Por más!
    #teamive

  3. Simplemente conmovida con las palabras de tu hija y gracias por compartir con nosotros tu reto. Tengo varios pendientes, quien sabe si tu me inspiras a dar un paso.

  4. Voy a ti. Cuando nuestros hijos usan palabras que marcan nuestro corazón,definitivamente se produce un cambio. Este es el que trasciende de la motivación, a la obligación de hacerlo ” por ellos”

  5. Ive, voy a ti. Yo tambien tengo sobrepeso, y recientemente entre en un equipo los Wonder Runners y estoy tratando de caminat-correr. Al principio ha sido dificil por el peso, pero por ahi voy, dia a dia. Me llamo mucho la atencion tu articulo y espero te vaya bien. So quiero acompañarte en esta aventura y compartir nuestra travesia de perder peso. Ya me han hablado de las comidas de Criolite y pronto las voy a probar. Go Ivelisse!!! 💪🏼💃🏽

  6. Amiga te admiro mucho y aquí estaré para leer lo q será una victoria más en tu vida! Estoy lista para aprender y crecer con tu experiencia porq se q esto no sólo se trata de bajar de peso..se trata de voluntad, paciencia, motivacion y mucho más. Que Dios te bendiga!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *