3ra semana: adaptándome al cambio como mamá y profesional


Las primeras 50 / Monday, April 9th, 2018
Peso perdido esta semana: 4 libras. Total perdido: 16 libras
Peso original: 385
Peso actual: 369
Plan nutricional: 2,400 calorías
¡Pasé la tercera semana! Woohoo! Me siento súper bien.

Reto de la semana: Trabajo, ser mamá y ejercicios

Desayuno: 2 tacos de tortilla (1 huevo) con 1 cdta de mantequilla regular, pimientos dulces, jamón de pavo, lechuga y 4 oz de piña. Mmm!

Ya he llegado a términos con los ejercicios. Esta semana pasada fui al gimnasio 3 veces. Realicé la misma rutina de 10 minutos en bicicleta y 15 caminando en trotadora. Lo más difícil que se me hace es ajustarlo a mi horario, o sea, a mi vida profesional y mi rol de mamá. Pero todo es cuestión de ir buscándole la vuelta poco a poco hasta que lo pueda ubicar de lleno en mi agenda.

Como saben soy empresaria. Diariamente solo cuento con 6 horas de tiempo para realizar mi trabajo diario. A partir de las 3:00pm en adelante lo dedico a mis hijos: recogerlos de la escuela, tareas, prácticas de “soccer”, cocinar, etc.

Mi trabajo es un 99% vía Internet, de crear contenido, o sea, escribir mucho. De por sí escribir y desarrollar contenido para mis clientes me toma mucho tiempo. Por lo que cada segundo de esas 6 horas es indispensable. Dedico a la creación de contenido mínimo 3 días de 5 en la semana. El resto, reuniones u otras actividades relacionadas al negocio. Es por ello que se me está haciendo un poco complicado ubicar los ejercicios.

Los mejores días para realizarlos según mi agenda promedio son miercoles, viernes, sábado y domingo. Claro, esto es si no hay cambios a esa agenda.

Es un reto. Lo estoy tomando positivamente. Tendemos a resistirnos al cambio. Y como estoy consciente de eso, estoy haciendo todo lo que está en mis manos para adaptarme a este nuevo cambio radical en mi vida y hacerlo parte de mi diario. Sé que llegaré a ese punto.

El segundo almuerzo

Merienda PM (“Segundo Almuerzo”): Jamón de pavo bajo en grasa, 3/4 taza de humus, 1/2 guineo, celery (apio).

Algunas personas me han preguntado sobre el “segundo almuerzo” de mi plan. Quiero dejar claro que yo les comparto sobre mi plan, pero nadie debe hacerse eco de mi plan. Este plan está diseñado para mí y no es una versión estándar para todo el mundo. Sería irresponsable de mi parte decir eso. Si usted está pensando en bajar de peso le recomiendo, y me reitero, en que busque asesoría de un profesional de la nutrición.

El “segundo almuerzo” lo consumo por mi horario diario. Mi desayuno es a las 6:30am todos los días. Luego de la merienda AM a las 9:30am, mi almuerzo sería a las 12:30pm. Sin embargo, mi día termina todos los días a las 7:00pm, por lo que una merienda liviana como la que tomo en la mañana no me sostendría calóricamente hasta las 7:00pm. Por ello, la Lcda Carla De La Torre me asignó un “segundo almuerzo”.

Simplemente el “segundo almuerzo” es una merienda más fuerte que me sostiene hasta la cena a las 6:30pm o 7:00pm. En la semana, como no tengo tiempo de preparar esa merienda PM, ya que a las 3:30pm estoy recogiendo a mis hijos al colegio, la Licenciada me recomendó en el plan ingerir cualquier comida de la línea regular de Criolite que cumplen con la cantidad de calorías y nutrientes de una merienda fuerte.

Ingredientes regulares

Cena: 3 tacos de pollo desmenuzado (zanahorias, cebolla y lechuga) con mayonesa regular (1 cda.) Mmmmm!

Otras personas me han vuelto a comentar sobre mi uso de ingredientes regulares como mantequilla, mayonesa, quesos, incluso por qué consumo el guineo. Es un mito el hecho de que no podemos consumir productos regulares para condimentar o complementar las comidas.  Esto se debe a qué generalmente tendemos a consumirlos en exceso.

Obviametne, todo en exceso hace daño. Los puertorriqueños comemos tanto que creemos que hacer “dieta” es dejar de comer lo que nos gusta. Estamos equivocados si creemos eso. Yo no sé usted, pero yo no me embarqué en esta jornada de transformar mi estilo de vida para hacer una “dieta” y vivir en guerra con la comida.

Me embarqué en esta jornada para aprender a comer lo que me gusta y disfrutar lo que me como de forma saludable. Esa es precisamente la razón por la cual muchas personas comienzan “dietas” y las dejan, porque se sienten obligadas a consumir productos que tal vez ni les gustan con tal de bajar de peso. Llegan al peso y vuelven a consumir lo que le gusta y caen en lo que le llaman el “efecto yo-yo”, donde están en el sube y baja de peso todo el tiempo.

Criolite: Ropa vieja con arroz blanco. ¡Le puedo añadir ketchup según mi plan! También lo acompañé con vegetales. Mmm…

No es mi caso. Quiero vivir disfrutando la comida. Si hoy no tengo el queso bajo en grasa, pero tengo el regular, puedo consumirlo en menor cantidad y cumplir con mi plan. Si hoy no tengo la leche baja en grasa, consumo la regular en menor porción, pero cumplo con mi plan. Si hoy no tengo disponible la mayonesa “light”, uso la regular en menor porción y cumplo con mi plan. ¡Y vivo feliz!

Yo creo que tenemos que cambiar nuestra percepción hacia la comida y dejar de verla como nuestro enemigo. Yo decidí hacer las pases con la comida y me va de lo más bien. Lo mejor de todo, es mi plan, uno adaptado a mis gustos y necesidades. ¡No haga mi plan! Mi plan no es para todo el mundo, es para mí. Solo lo comparto como referencia y enseñanza, no es para que usted lo haga para usted. Si usted desea un plan adaptado a sus necesidades, consulte a un profesional de la nutrición. Y, por el amor a Dios, no use Google para hacer “dieta”. Google no es nutricionista. *rolling eyes*

A continuación les comparto alguna de las comidas que consumí de Criolite y mi visita a recoger mis comidas de esta semana:

 

Crolite: paella mariscada. ¡Deliciosa!
Criolite: tripleta “lite” (Segundo almuerzo. Merienda PM)
Criolite: lasaña boricua. ¡Riquísima!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *